Alavés – Real Madrid | El movimiento necesario del Madrid

by


Entre la amabilidad del Alavés y la reacción mínima exigible propia el Madrid se dio un respiro en Mendizorroza. Dejó a un lado el deterioro de su juego y puso el acento en ser un equipo más vertical, imprevisible y con mayor colmillo ofensivo. La tecla de Modric y Kroos, las apariciones más continuas de Hazard y la profundidad general despejaron la incógnita en la que está y estará sumido hasta que no sea capaz de juntar varios partidos seguidos de cierto nivel. El Madrid se movió después de cada toque, atacó con mayor agresividad y acarició la efectividad casi plena en el último tercio de campo con un Benzema conciso y aparente. Tuvo otra iniciativa, tampoco excesivamente brillante, pero menos insípida y más ambiciosa.

Se lo puso demasiado fácil el Alavés, desastroso sin balón. Siempre saltó tarde a la presión, se desconectó entre líneas y regaló metros imperdonables a la espalda de su zaga. Fue un equipo irreconocible dentro de los parámetros de Abelardo, cuya actuación remitió a la abultada caída copera contra el Almería. Al Madrid le cayó perfecto ese bloque medio-alto tan pasivo y agujereado tanto en el interior como en las bandas. Hazard y Modric dieron líneas de pase en zonas de tres cuartos, Asensio aportó por dentro y Lucas Vázquez y Mendy alcanzaron línea de fondo en las alas. Se dio un plazo de gracia, ahora sin compromisos entre semana, en el período de reflexión que debe acometer. No es que la visita al Alavés fuera un tratamiento de choque al uso, pero rehabilitó su desgastada imagen al menos por un día.

El desmarque vertical

Mendy se lanza al espacio abierto ante la exquisitez técnica de Modric. Un movimiento acertado y profundo ante la defensa mal parada del Alavés. Lucas Vázquez también lo hizo en el otro costado.



Source link

Deja un comentario