Benja Garay, hermano de Ezequiel Garay, pide paso en Segunda B con Unionistas

by


Nunca ha tenido al ‘Cholo’ Simeone como entrenador, pero se ve que su mensaje llega igualmente a los argentinos porque es una máxima que él se aplica en el fútbol y en la vida: “Partido a partido”. Benja Garay (Rosario, Argentina, 2000) tiene solo 20 años, pero desde muy pequeño quiso seguir los pasos de su referente y hermano, el central Ezequiel Garay, exjugador de equipos como Racing de Santander, Real Madrid, Benfica o Valencia.

Siendo un niño ingresó en las categorías inferiores del Real Madrid, donde tuvo una etapa formativa de diez años de duración, tras llegar procedente del CD Canillas. Desde alevines fue ascendiendo hasta consolidarse en el Juvenil C de Álvaro Benito y posteriormente en el Juvenil A.

No llegó a debutar nunca en partido oficial con el Real Madrid Castilla, y tras una cesión sin demasiada regularidad en la UD Melilla, de Segunda B, ahora pertenece ya en propiedad a Unionistas, uno de los equipos revelación de la categoría y líder del subgrupo A del grupo I.

¿Qué tal está? ¿Cómo está viendo este gran comienzo de temporada del equipo?

A nivel personal muy bien. Y a nivel de equipo también, estamos liderando nuestro grupo. Al principio no esperábamos el rendimiento que estamos teniendo. Yo creo que la clave es que somos un equipo muy humilde, muy trabajador y que vamos partido a partido intentando dar el máximo siempre.

¿Cree que acertó fichando por Unionistas? ¿Qué podría contar de cómo es el club, el vestuario o el clima que se vive dentro?

No sabía que a estas alturas íbamos a estar liderando el grupo. Desde el principio me dieron buenas referencias sobre el club y por eso me decanté. También por la gente que es muy cercana, es un club muy familiar. A nivel de vestuario tengo compañeros que son muy buena gente, y todos tenemos un objetivo que es mejorar cada uno individualmente y eso hace mejor al colectivo. Vamos partido a partido. Al ser una liga tan corta ganas dos partidos y te pones arriba o pierdes dos y te quedas abajo. La mente puesta siempre en el siguiente partido.

¿Esperaba tener más continuidad o más minutos? Aunque en las últimas jornadas sí ha tenido mayor participación (seis partidos jugados, cuatro de titular).

A cualquier jugador le gustaría jugarlo todo. Estoy participando un poco menos de lo que me gustaría pero estoy muy contento. El entrenador siempre me ha dicho que está contento conmigo, que siga trabajando y que en cualquier momento hay que estar preparado para jugar.

¿Cómo se definiría? ¿Hay algún central o algún defensor al que quiera parecerse o en el que se fije como referente?

El ejemplo en el que me fijo lo tengo en casa, que es mi hermano (Ezequiel Garay). Me considero un central con muy buena salida de balón, fuerte en las disputas aéreas y normales y muy buena colocación.

Es muy joven todavía, pero ya ha vivido dos etapas anteriores a Unionistas. En primer lugar, ¿qué balance hace de la experiencia en el Real Madrid? ¿Fue duro tener que decir adiós?

Llevaba diez años jugando en la cantera y fue un poco duro. A veces hay que dar un paso adelante en tu carrera y por ahora creo que no me he equivocado al venir aquí. Aprendí allí todo, porque entré siendo un niño, con apenas diez años, y me marché siendo un adulto, con 20 años. Todo lo que soy ahora lo aprendí allí, con los entrenadores y todo lo que rodea al Real Madrid.

¿Qué cree que falló? ¿Sueña todavía con volver al Real Madrid?

Me quedaba un año y veía que la mejor opción era salir del club. Quería dar un paso adelante en mi carrera y vi con buenos ojos venir a Unionistas. Estoy muy contento. Sí me gustaría volver al Real Madrid porque es un equipo muy grande. Me gustaría volver en un futuro.

De todos los entrenadores que ha tenido, ¿cuál diría que es el que más le ha enseñado o del que más ha aprendido?

He tenido bastantes al estar diez años. Pero creo que el que más me ha marcado ha sido Álvaro Benito. Lo tuve desde mitad de año de cadete y dos de juveniles. Prácticamente tres años. Yo creo que es el que más me ha marcado.

Después se marcha al Melilla, ¿con qué se queda de la experiencia? Es verdad que también se paró todo con la pandemia.

Se paró a mitad de marzo, pero fue una experiencia muy buena. Salí de estar siempre con la misma gente, con los mismos compañeros que había en el club, a un sitio totalmente diferente y nuevo. Nuevos compañeros, nuevos entrenadores, nueva ciudad. Muy bien.

¿Cómo valora de momento su corta carrera? ¿Qué análisis hace en general?

Yo creo que voy por el camino correcto, a seguir trabajando y cumpliendo con el equipo. Intento luchar por el sueño de llegar a Primera División.

Le tengo que preguntar también por su hermano Ezequiel. ¿Qué significa para usted? ¿Le molestan las comparaciones o que le hagan referencia a él?

Ha hecho una carrera muy buena. A nivel de fútbol intentamos dejarlo más al lado y tener una relación más de hermanos que relacionada con el fútbol. No solemos hablar de ello. Me enorgullece que me comparen con mi hermano, es un gran jugador.

¿Se imagina compartiendo equipo con él? Aunque hay una diferencia de edad grande (14 años) podría pasar, ¿lo han hablado alguna vez?

Sí, por qué no. Siempre he soñado con eso, además de debutar en Primera División y jugar en la Selección Argentina. Pero sí, también es un sueño jugar con él o en contra. Todavía es un sueño que se puede cumplir, esperemos que se cumpla.

Pudo ser cuando estuvo cerca del Valencia Mestalla. Habría sido una opción de coincidir, no sé si al final llegó ser algo más que un rumor…

En verano tuve varias ofertas, entre ellas la del Valencia Mestalla, pero me decanté por Unionistas.

Para finalizar, ¿dónde se ve en los próximos años? ¿Dónde ve al equipo a final de temporada?

A nivel personal, espero estar jugando en unos años en Primera División, que es mi sueño. A nivel de equipo, tenemos el objetivo de la Segunda B Pro. Pero siguiendo por este camino, por qué no mirar a Segunda División. Vamos partido a partido y ya se verá a final de temporada dónde estaremos.





Source link

Deja un comentario