La locura de Mina Bonino por River Plate antes de conocer a Fede Valverde

by


Mina Bonino y Fede Valverde conforman una de las parejas más consolidadas del panorama futbolístico pese a que apenas llevan dos años de relación. La periodista deportiva se desplazó a Madrid dejándolo todo para conocer al futbolista del Real Madrid y, fruto de su romance, hace unos meses nació su primer hijo, Benicio. Sin embargo, todo era muy diferente antes de conocer al centrocampista, aunque tenía una pasión que no ha disminuido un ápice: su fanatismo por River Plate.

Precisamente por el club argentino realizó una de sus mayores locuras, una aventura de la que se muestra orgullosa y la que asegura que algún día le contará a sus hijos. «Para los que no me conocen, soy Mina Bonino, hincha, fanática, loca de River desde que nací. Si ustedes me preguntan qué significa River para mí, qué representa, no les puedo decir exactamente con una palabra lo que representa, pero sí que lo que mejor lo define es la historia que les voy a contar a mis hijos«, comenzó expresando la argentina.

«Viajé a Madrid de un día para otro. Me saqué un pasaje de ida, no me saqué el de vuelta porque valía un huevo y medio y no llegaba, así que solo el de ida. El partido lo voy a ver, cómo vuelvo no sé. En Madrid me quedé en un hostal de tres euros la noche, imagínense de tres euros la noche, había tres hinchas de River, un viejo y un ruso, imagínate esa mezcla…  El ruso no entendía nada. Decía: ‘¿Por qué están todos vestidos iguales?'», continuó.

Pero eso no fue lo peor, puesto que contaba con tan poco dinero que prefería comer muestras en el supermercado con tal de no gastar: «Comía lo que había, iba al supermercado y las muestras que había de promotoras dándote quesitos, sandwichitos… yo agarraba todo para no pagar», siguió confesando entre risas.

Por suerte para ella River ganó la Copa Libertadores en el Estadio Santiago Bernabéu, pero eso les condujo poco después a Emiratos Árabes para la disputa del Mundial de Clubes. Y allí se fue Mina: «Pasé de no tener plata a sacarme un pasaje de ida e irme a Dubái. Desde allí yo tenía pasaje de vuelta para el 23, además me tuve que clavar dos o tres días allí en Dubái porque habíamos perdido contra el Al-Ain. Me quería matar, me tenía que clavar en medio de la nada, sola… La única manera que tenía de volver a Argentina era que el vuelo fuera barato, entonces había que viajar en Navidad, porque los vuelos ahí y en Año Nuevo están mucho más baratos. Me quedé todo el 23 durmiendo en el aeropuerto durmiendo ahí tirada en unos cartones que había, con una almohadita que me había llevado y el 24 viajé para Argentina», concluyó. «Es una linda historia que contar: dejé todo por River e incluso la tarjeta de crédito en 25.000 cuotas, pero mereció la pena«. Unos días después volvió a viajar a Madrid, en esta ocasión para conocer al que hoy es su pareja y padre de su hijo.





Source link

Deja un comentario