Real Madrid | Sin Odegaard, sólo Isco

by


A Isco le queda al menos otra vida en el Madrid. Apenas dos meses después de que el malagueño manifestara al club su deseo de salir en el mercado de invierno, el devenir de la campaña le aguarda nuevas oportunidades. En la parcela donde la plantilla es más magra, el centro del campo, la lesión de Valverde y la salida de Odegaard dejan a Isco como único recambio (aunque sin olvidar al castillista Blanco) del indiscutible tridente que forman Modric, Casemiro y Kroos.

Entre el ruido de su futuro, Isco cerró 2020 con un último mes y medio donde su presencia en el equipo fue residual. De los últimos 11 partidos apenas intervino en cinco, en los que disputó 97 minutos. Su último partido como titular antes del de la Copa fue en Mestalla el 8 de noviembre. Pero ahora ha ido entrando en los planes de Zidane y, con su titularidad en Alcoy, ha intervenido en tres de los últimos cuatro partido, sumando 126 minutos. Además de los 98′ en el torneo del KO, jugó 15′ en Pamplona y 13′ en Vitoria.

Fue precisamente en este tramo de la pasada campaña cuando Isco comenzó a adquirir protagonismo en el equipo. Había jugado contra el PSG y el Clásico, pero la Supercopa supuso un punto inflexión cuando Zidane apostó por un nuevo dibujo con los cinco centrocampistas del equipo. Hasta el confinamiento, Isco se hizo importante en todos los partidos clave: derbi, Clásico, la ida de Champions contra el City (en la que marcó el gol madridista)…

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 24 de enero de 2021

Si Zidane insiste y persiste en sus declaraciones en que cuenta con todos sus jugadores, con Isco en esa declaración de intenciones se hace aún más fuerte. El francés ha confesado anteriormente que, por cualidades, Isco es el jugador con el que más se identifica. Y no ha escatimado declaraciones recientes de cariño pese a desaires como el del Clásico. «Isco va a ser importante, últimamente juega poco, pero es puntual», dijo el entrenador a principios de diciembre, cuando el futuro del jugador estaba en el aire.

El futuro debe ser otra motivación para Isco. En dos vertientes: optar a la convocatoria de Luis Enrique para la Eurocopa y ponerse de nuevo en el escaparate si decide poner fin a su etapa en el Real Madrid. El de Arroyo de la Miel fue un fijo en las primeras convocatorias del asturiano, pero no va con La Roja desde hace año y medio (tres listas de Robert Moreno y otras tantas de Luis Enrique). Hace cinco años se quedó fuera de disputar su primera Eurocopa absoluta (en 2013 fue campeón de la sub-21) por una temporada gris en la que era, junto a James, el objeto de las críticas.

En lo que respecta al mercado, el Sevilla que entrena Lopetegui sería un destino ideal. El de Asteasu fue un gran valedor suyo tanto en la Selección absoluta como en las categorías inferiores (en el Madrid apenas tuvieron tiempo de trabajar juntos porque en la breve etapa del técnico el jugador padeció apendicitis). Pero para recalar allí debe rebajarse un caché que, con la depreciación que ha sufrido en los últimos meses (ha perdido dos tercios de su valor de mercado en los últimos 18 meses, hasta quedar tasado en 20 millones de euros por el portal especializado Transfermarkt), le ha hecho desaparecer del radar de los grandes de Europa que, en otros momentos, permanecían muy pendientes de su intermitente situación en el Madrid.



Source link

Deja un comentario