RM 2 – 0 BOR: De cabeza a octavos

by


-publicidad-

A octavos de cabeza, la de Benzema. Dos testarazos de Karim Benzema le dieron el triunfo al Real Madrid (2-0) ante un timorato Borussia Mönchengladbach y certificaron el pase de fase en Champions para los de Zidane, y además como primero de grupo. En un partido absolutamente plácido para los blancos, que rindieron por fin a un nivel de notable alto durante todo el partido, el fantasma de la eliminación apenas duró ocho minutos sobre el verde del Di Stéfano.

El Madrid se jugaba la vida, y aunque el rival que tenía enfrente era de un nivel medio, de esos que si estuviera en LaLiga pelearía por intentar conseguir plaza de Europa Legue sin conseguirlo siempre, los blancos pusieron toda la carne en el asador. El mismo once que ganó en Sevilla, con el único cambio de Sergio Ramos, ya recuperado, por Nacho. La receta, la de siempre: presionar muy arriba, mover mucho el balón intentando que el rival se desmadeje, encontrar ese espacio por banda y meter centros laterales al área.

Los de Zidane se encontraron sin embargo con dos puntos del plan marcados en amarillo fosforito. De un lado, Modric, que supo aprovecharse de que en su zona no había un solo perro de presa borusser para hacer del Di Stéfano el patio de su casa. El croata, sin nadie que le encime, con espacios y tiempo para pensar, rejuvenece cinco años. Y claro, eso es darle un cartucho de caza mayor a la escopeta madridista.

Pero la posta que abatió a la pieza borusser se llamaba Benzema. El francés hizo de nueve-nueve, rematando de cabeza (¡de cabeza!) de manera excelente, casi como si fuera Santillana, sendos centros laterales de Lucas Vázquez y Rodrygo. El del gallego, muy bombeado y sin fuerza: el Gato metió la cabeza en el último momento, dándole velocidad al centro y clavándolo al primer palo. El del brasileño, pegándole un frentazo al tremendo centro, todo potencia, de Rodry. Dos goles y los octavos encarriladísimos.

El Madrid, pese a todo, estuvo atascadillo. Monopolizó la posesión e impidió que el Gladbach le buscara las cosquillas a Courtois. Sólo un error de Lucas Vázquez, una pérdida regateando hacia atrás, dejó a Plea encarando a la carrera al meta madridista, pero disparó desviado. Mientras, el Madrid marcó dos goles y tuvo otra más, un remate de Modric que Somer rechazó al poste. Pero ya está. Demasiado poco, pero tampoco es plan de ponerse exigente en un partido con tanto en juego.

Y como la segunda parte, pese a los cambios que metió en su equipo Marco Rose, comenzó igual (con centro lateral de Rodrygo y cabezazo de Benzema que esta vez no encontró la red, sino los guantes de Somer), nada hacía presagiar que el Madrid, pese a la enésima desconexión de Vinicius y los chisporroteos de Sergio Ramos, podría pasarlo mal en el partido. Eso sí, Kroos (que vio cómo Somer le sacó un zurdazo con un paradón) y Modric intervenían menos, y eso le dejaba al Borussia percatarse de que el balón del partido era redondo, porque hasta entonces apenas lo habían visto.

Pero tampoco daban los borussers para más. El Madrid vivía plácidamente rondando a Somer, Zidane incluso le dio minutos al canterano Arribas en Champions, pese a que el tercero tampoco llegó en un cabezazo tremendo de Ramos que sacó Somer con un paradón imposible. El rechazo acabó contra la madera del arco alemán después de que lo recogiera… Benzema, otra vez ejerciendo de nueve. Y al poco, Lucas Vázquez, autor de un partido tremendo, también vio cómo el poste rechazaba un zurriagazo suyo para cerrar el partido definitivamente.

Daba igual. El Gladbach jamás dio la sensación no ya de poder voltear el partido, sino siquiera de efectuar un disparo peligroso sobre la meta de Courtois. Los octavos de final ya están ahí, el Madrid pasa como primero de grupo. Pero cuidado: también lo hizo las dos últimas temporadas y todos sabemos cómo acabó. Con un documental en Amazon de Sergio Ramos como hecho más notable.





Source link

Deja un comentario